Carta de Hermana Claudia, en Burkina

Queridas hermanas y amigos

El tiempo del Espíritu se acerca, la Iglesia pronto celebrará Pentecostés y con la alegría de esta espera les comparto la vida y la misión aquí, en Burkina.

Sr Claudia et le travail du coton

Hace un poquito más de un año que llegué a Burkina. Con mucho entusiasmo intenté integrarme en la vida pastoral y social. Cada día, un aprendizaje nuevo se presenta...una cultura, una lengua, un estilo de Vida Religiosa y tantas otras cosas...Doy gracias a Dios por las personas que ha puesto en mi camino para ayudarme a comprender y a aprender. El camino es largo, pero ahí vamos, en marcha.

 

Rencontres et découvertesEn este tiempo he tenido la posibilidad de compartir tiempos de retiro, encuentros fraternos, tiempos de acompañamiento personal, de escucha, lazos simples de amistad, trabajo conjunto con jóvenes y adultos de diferentes grupos de la parroquia. Y con cada uno aprendo a descubrir la riqueza de esta cultura. He sido bien recibida, cuidada y acompañada por todos, de una manera u otra. Esto es parte de la manera de ser de este pueblo.

Cada día descubro también una Iglesia dinámica, llena de vida, con toda la fuerza de una evangelización joven. En nuestra parroquia, durante la Vigilia Pascual se celebraron 207 bautismos de adultos, después de tres años de preparación y el día de la Ascensión 103. Los encuentros de formación, las celebraciones, peregrinaciones, rosarios, tiempos de fraternidad y compartir con nuestra CCB etc. se suceden dándole vida. La gente se compromete con una vida de fe. La vida religiosa tiene una linda presencia.

Les enfants saluent les soeurs

 

 

¡¡ Los imprevistos y las sorpresas nunca faltan!! A medio día llaman a la puerta y cuando fuimos a abrir nos encontramos con una treintena de niños entre 6 y 9 años. Volvían de la escuela y pasaron a saludar a las hermanas... y de paso querían saber si teníamos caramelos!!! Ese día hacía mucho calor así que después de tomar un poco de agua y comer caramelos siguieron el viaje rumbo a sus casas. Una linda sorpresa y con toda la simplicidad de los niños.

 

hérisson

Otra sorpresa que recibimos el primero de abril fue un regalo muy original... un erizo! Una persona cercana a la comunidad lo encontró en el predio y vino a ofrecerlo como un gesto de simpatía. Es la primera vez que recibimos un regalo de este tipo. ¡Me encantó!

 

cours de Moré

 

Desde febrero ha podido dedicar un tiempo para aprender la lengua local. En torno a un árbol de mango que nos cobija y junto a otros adultos aprendo el moré. ¡Mi acento es terrible, pero dicen que en 2 o 3 años podré hablar perfectamente... yo creo que lo dicen para darme ánimo nomás! En todo caso es un espacio donde nos divertimos aprendiendo y también un espacio de encuentro que aprecio mucho.

 

L'année scolaire est finie

 

El año escolar aquí está terminando, muchas actividades para nosotras ya cumplieron su ciclo y dejaron un sabor a fraternidad. Así que con gusto esperamos que el año recomience y nos reencuentre. Pero por en lo inmediato esperamos con ansias las lluvias (para que la temperatura baje un poco y porque hace 8 o 9 meses que no llueve), para poder comenzar a sembrar. La gente vive de lo que pueda cosechar en este tiempo. Espero que este año la cosecha sea buena para que todos tengan para comer.

Estas son algunas experiencias de la vida cotidiana, sencillas que me hacen profundamente feliz porque cada una, a su manera, habla de la presencia de Dios, fiel y discreto. Que invita a entregarse en los pequeños gestos cotidianos. Doy gracias a Dios por mi misión aquí. Que él nos siga acompañando y cuidando. Y que nuestros fundadores nos sigan mostrándonos la manera de hacerlo. Recen mucho por este país y por la paz aquí.

¡En comunión con ustedes! Un fuerte abrazo.

Hna. Claudia

 Lettre de Soeur Claudia, au Burkina

 Lettera di Suor Claudia, in Burkina